Octavo encuentro “Motivos para motivarte” MxM en el altillo del COAC: LA CALIDAD DEL AGUA ¿Malversamos el oro azul? 1


“Nuestra cómoda vida se sustenta en tres milagros: las estanterías de los supermercados siempre están llenas; abres el grifo y sale agua; por las noches los ángeles se llevan la basura” con esta reflexión, Jordi Bigues, periodista y moderador, abría el debate de la octava Mesa Redonda del pasado Congreso de Bioarquitectura e invitaba al público asistente a preguntarse qué es lo que hace posible que estos tres milagros se repitan cada día y qué consecuencias tiene cerrar los ojos a los procesos previos y posteriores a ellos.

Como muy bien explicaba Ismael Caballero, ingeniero y fundador de Ismana, dentro de un edificio, el agua se utiliza en un 92% como elemento disolvente, es decir, para limpieza de platos en el lavavajillas, de ropa en la lavadora, de los propios usuarios en baños y duchas y en la cisterna del wc. Únicamente el 8% se utiliza para beber y cocinar. Esta gran cantidad de agua de limpieza, la devolvemos a la red contaminada por grasas y detergentes y ha de ser sometida a un complejo y costoso sistema de depuración. ¿Es éste un sistema sostenible? La respuesta es un rotundo NO.

A pequeña escala, la de los edificios de viviendas u oficinas, ya se están promoviendo sistemas alternativos de recogida de las llamadas “aguas grises” (éstas que citábamos antes que se expulsan del lavaplatos o lavadora) para reutilizarlas en cisternas de wc o en algunos casos, previa depuración biológica en pequeñas zonas del propio terreno, para el riego de los jardines en viviendas unifamiliares. Así como también urge disponer de sistemas de recogida de aguas pluviales, en edificios de viviendas y a mayor escala, a nivel de ciudad.

Desde épocas remotas, los asentamientos humanos crecían en lugares donde había agua. La escasez o abundancia de este recurso definía y determinaba la forma en que se urbanizaba el territorio: asentamientos dispersos en paisajes con pluviometría abundante, o concentrados en zonas de escasez de agua.

¿Nos hemos preguntado cómo y dónde, las grandes mentes que dirigen el urbanismo en nuestro territorio, deciden urbanizar? Según palabras de Daniel Barbé, hidrogeólogo, la facilidad para acceder a la energía, la posibilidad de realizar cualquier tipo de infraestructuras para conseguir agua, ha llevado a nuestros gobernantes a planificar “en casi cualquier lugar que interesaba”, incluso en zonas inundables, como es el caso del desarrollo urbanístico de la ciudad de Martorell.

Con la actual crisis energética y financiera, el acceso menos costoso al agua va a condicionar el desarrollo urbanístico, o al menos “debería” hacerlo.

Otro tema interesante y de “rabiosa” actualidad que ese mismo viernes venía en la portada del suplemento VIVIR de La Vanguardia, trató de explicarlo Ismael Caballero en su ponencia, como parte directamente afectada, ya que posee unas tierras cultivables en un pequeño municipio. El titular rezaba “Ríos más sucios. El Govern admite que la deuda del agua pone en peligro la depuración de los caudales residuales (…) La escasez de recursos económicos del Govern va a comportar el año próximo fortísimos recortes en los planes de saneamiento, descontaminación e inspección de los ríos.”

¿Cómo puede ser que el ACA (Agencia Catalana de l’Aigua) responsable de sanear los ríos y de crear las grandes infraestructuras de suministro acabe, según palabras de Antonio Cerrillo en La Vanguardia, este año 2011 con una deuda de 1.451,8 millones de euros, de los que 229,8 corresponden a proveedores, a los que no se puede pagar el saneamiento por depurar esos caudales sucios (ayuntamientos, consejos comarcales)?

Ismael Caballero nos hacía ver que los sistemas de depuración del agua, las depuradoras actuales, están en manos municipales y son insostenibles, tal y como esta noticia pone en evidencia meses más tarde.

El sistema que utilizan es muy costoso a nivel energético y los procesos a los que se somete el agua son complejos y exigen unas infraestructuras caras, sobre todo en su mantenimiento, además de generar una emisión de gas metano importante por lo que los municipios se ven obligados a alejarlos de núcleos urbanos. También les conviene, ya que las suelen ubicar en suelos calificados como agrícolas, que son más baratos, en vegas de ríos, huertas o similares. El agua que finalmente se obtiene de tales depuradoras es un agua “muerta”, que no sirve “ni para regar los terrenos de cultivo”, según palabras de Caballero, que ha comprobado como morían todas sus plantaciones regadas con esa agua. Hay que “revitalizarla”, reoxigenarla para que recupere sus propiedades, como mínimo haciéndola recorrer un tramo de rio.

¿Por qué no se plantea, entonces, otro tipo de depuración más sostenible? Ismael Caballero propone las depuradoras biológicas como alternativa ya que trabajan con sistemas naturales: lagunajes, filtros verdes, humedales artificiales… En las que no hay olores porque el agua circula bajo tierra, no hay agentes patógenos por tanto y su mantenimiento se reduce a una siega en primavera y otra en otoño. Además se pueden ubicar en zonas urbanas y convertirse en parques muy educativos para la población.

Para los pequeños municipios, las depuradoras convencionales son una ruina: no las pueden mantener y esto hace que incumplan la normativa de calidad del agua de vertido y que prefieran pagar las multas que les impone la Unión Europea cada año.

¿A quién le interesa, visto estos despropósitos, seguir instalando este tipo de depuradoras? Que cada cual intente responder a la pregunta… Ismael Caballero apuntó que detrás de estas decisiones estaban los intereses de constructoras de estas infraestructuras y alcaldes “encantados” de acogerlas… es decir, otra vez, “más de lo mismo”…

Creo que los asistentes a estas charlas tienen un mayor grado de concienciación ante estos temas y buscan, tanto en su vida profesional como en la personal, cómo actuar de manera más responsable. Uno, como individuo, puede posicionarse y actuar siguiendo unos principios, unos buenos propósitos, como los que pudimos leer en la sesión de “post its” del viernes. Podemos elegir ducharnos menos, o lavar menos la ropa…o dejar de comprar agua embotellada e instalarnos un filtro de carbono en el grifo. Pero son la industria y la agricultura las mayores consumidoras de agua en España y este dato ya implica a muchos más agentes que, de momento, no parecen muy interesados en no malgastar el oro azul.

[Esta entrada es una contribución de Iciar Sen, la reportera voluntaria del BaM. ]

[El evento al que se refiere es una de las citas MxM de revisión participativa de las ponencias del Congreso de Bioarquitectura 2011. Enlaces a: Capsulas editadas del Congreso y Documentos .pdf y .ppt de los ponentes]


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un comentario en “Octavo encuentro “Motivos para motivarte” MxM en el altillo del COAC: LA CALIDAD DEL AGUA ¿Malversamos el oro azul?