Cómo nos afectan las radiaciones? Una aportación de Mariano Bueno al I Congreso de Bioarquitectura a Barcelona


En la cita del viernes pasado de los mxm, el 30 de septiembre, se emitió la grabación de la mesa 6 del Congreso de Bioarquitectura que se celebró en el COAC en mayo: LAS RADIACIONES

El resumen de la interesantísima ponencia del divulgador de geobiología Mariano Bueno (Currículum de los ponentes del congreso) a continuación…

Mariano Bueno: (presentación .ppt)
Agradecimientos a los organizadores. Su papel de divulgador para promover este cambio necesario. Para él el cambio pasó cuando empezó a difundir conciencia desde el punto de vista de la alimentación y luego de la vivienda.
Vivimos inmersos en un mar de radiaciones. La vida en la tierra se ha producido gracias a ellas.
Las radiaciones bombardean nuestro planeta con intensidades y frecuencias infinitas.
El campo magnético y la atmosfera nos protegen y filtran de una gran parte de ellas.
La grafica del espectro de las ondas:
–          de alta frecuencia , a baja frecuencia,
–          de ondas largas y lentas , a cortas y rápidas,
–          de radiaciones no ionizantes, a ionizantes,
–          de las que no tienen la fuerza para romper las estructuras nucleares o dañar genes, a las que sí pueden crear un daño directo (Fukushima)…
Gama de usos que hacemos de las frecuencias: radiaciones no visibles (ondas, energías electromagnéticas).
El calor es radiación infrarroja, y como nuestras moléculas reaccionan a esa radiación y vibran, ganan temperatura.
La vida es un incesante intercambio de energías y radiaciones con el entorno.
La medicina actual observa que la mayor parte de procesos biológicos tiene como base procesos eléctricos/radiactivos. Nuestros cuerpos son radiactivos, estamos respirando partículas α y β, estamos recibiendo radiación γ… hace parte de todos los procesos biológicos y la naturaleza.
Todos los procesos biológicos en realidad, más que bio-químicos, en realidad son bio-electromagnéticos, y de hecho la química le va detrás! Las moléculas químicas no dejan de sor átomos que se intercambian iones… y detrás hay fenómenos eléctricos (positivo- negativo).
Todo proceso electromagnético (natural o artificial) es susceptible a alterar el bio-magnetismo corporal.
¿Qué es lo normal? La alteración de los procesos a los que nos habíamos adaptados en los millones de años.
ej. la creación de la melanina en la piel de las poblaciones que viven en las tierras que reciben más radiaciones directas del sol.
Los humanos captan radiaciones constantemente, hay un flujo constante entre la tierra y nosotros. Nuestros antepasados tenían una sensibilidad para las zonas más adaptas para la vida, y otras que comprometían el desarrollo de las plantas, salud de los animales…
Ejemplos en la historia de esta sensibilidad humana a las radiaciones que la tierra emite: edicto (hace 4.000 años) de un emperador en china que prohibió la construcción de viviendas y cobijos para animales sobre loas que ellos llamaban “las salidas de los demonios o las venas del dragón”… cuando mides la radiactividad con un instrumento moderno (Geiger), te das cuenta del nivel de radiactividad y que eso afecta las posibilidades de canceres.
La primera prueba en Austria en el año ‘29 del siglo XX de un radiestesista Gustav von Phol. Determinó con las varillas todas las corrientes subterráneas del pueblo de 6.000 habitantes dónde vivía. Las dibujó sobre un plano y los médicos colocaron con crucecitas dónde habían habido casos de canceres… y coincidían con los puntos de más intensidad de las corrientes de radiactividad de la tierra. El 100% de la gente que había muerto de canceres de esa ciudad dormían habitualmente sobre esos puntos de fuerte alteración de radiación terrestre/radiación telúrica.
La geobiología nace en Europa en los años ’50, se concretizó la existencia de una malla de radiaciones que recurre toda la tierra, estudiada por Ernst Hartmann (Red Hartmann).
Publicación del libro “Le rayonnement de la tierre et son influence sur la vie ” de Robert Endrös, sobre cómo las radiaciones afectan el proceso endocrino, biológico, el crecimiento vegetal… y como los animales mantienen esa sensibilidad a esa energía.
Observación de los animales silvestres: determina que el 90 % de los animales en libertad tiende a orientarse con su eje en la dirección Nord-Sur cuando duermen. Porqué alinean su campo electromagnético con el campo magnético terrestre.
La geobiología estudia en particular los efectos sobre la salud y los factores de riesgo entorno a la vivienda.
(Hay geobiólogos universitarios, sobre todo en Latinoamérica) pero aquí la mayoría de prospecciones se hacen sobre las viviendas.
La geobiología ha constatado que hay “zonas de circulación preferente de la energía”.  Dónde se miden alteraciones del campo eléctrico y electromagnético. Se les llaman “zonas geopatógenas”. Tendríamos que hablar de la “síndrome del edificio que enferma a sus moradores”! No es el terreno que sufre una –patía!
¿Cómo se generan estas zonas? En la mayoría de los casos la circulación de aguas subterráneas por fricción genera campos eléctricos y electromagnetismo en sentido vertical. Con la presencia de fallas, diaclasas, fisuras… salen más gases radiactivos (Radón). En el ’88 Mariano publica su libro sobre los Radón, gas que ahora se ha vuelto más conocido por ser la mayor causa de cáncer de pulmón en los no fumadores.
Imagen de un estudio (Dr. Joan Picard, edificio ubicado arriba de una falla) en el que todas las personas que dormían en el sentido vertical sobre la falla presente en el terreno se enfermaron de cáncer.
Se debe a un sistema de condensador-disipador de energías que tiene la tierra. Las zonas dónde más circula y descarga esa energías es arriba de las fallas, o dónde hay agua. Porque al haber agua, el terreno se vuelve más conductor de electricidad.
En la vertical de esa zona aparece más radiación. Que pueden ser partículas α y β, pero sobre todo la γ que es la más penetrante y dañante. Hay un mapa ambiental que nos puede servir de referencia (probado que la incidencia de cáncer de pulmón es mucho más grande en las zonas que en ese mapa aparecen marcadas de rojo)
La media del nivel nacional de radiaciones es de 120 μ R/h, ej. de una zona particular del Empordà, por la componente del subsuelo llega a medir 320 μ R/h. Medidor apoyado sobre la madera de alcornoque reduce 1/3 de radiaciones. El árbol genera su mecanismo propio de defensa a esas radiaciones.
Ej. de material “aislante” para las radiaciones. Madera.
Ej. de material de la vivienda, la bancada de la cocina. Puede ser madera, aislante… o puede ser un foco de radiactividad él mismo siendo granito.
Finalmente hay normas (Normas do Hábitat Galego) del ’09 que incorporan las mediciones de gas Radón. En EEUU hay zonas en las que no se puede vender un edificio sin certificado de gas Radón!
Conocer es la mejor forma de curar. El 80-90% del factor de riesgo de los efectos del Radón se eliminan con una buena ventilación.
Posibilidad de empeorar los riesgos de afectos del gas Radón (y de compuestos químicos) por las nuevas normativas sobre ahorro energético.
Hemos incrementado 100 millones de veces la intensidad de las radiaciones electromagnéticas artificiales. Y están en todas las partes.
Ej. sistemas electrónicos para escuchar los bebes. Las mediciones del Instituto de Baubiologie dicen que no deberían haber más de 20 nanoteslas en un dormitorio (con los equipos se miden 1500 nanoteslas al lado de ese aparato)
Trastornos posibles: trastornos nerviosos, agotamiento, irritabilidad, insomnio, depresión, cambios de temperatura corporal, alteraciones de los electrolitos de la sangre, dolores musculares y de las articulaciones, alteraciones de la visión (rojo-verde), falta de apetito, disminución del número de plaquetas en sangre, estrés, conjuntivitis, párpados inflamados, sensación de arenilla en los ojos, caída exageradamente extraña de cabello…
Apantallabilidad de los efectos de los circuitos eléctricos, mientras las ondas (campos electromagnéticos de baja frecuencia)  atraviesan todo.
Los peores efectos patógenos (enfermedades graves) para la salud pasan cuando hay sinergias entre radiaciones terrestres y artificiales.
Medios y técnicas para mejorar: instalaciones eléctricas bio compatibles, reducir los factores. Para altas frecuencias cada vez tenemos más.
Lo ideal será buscar un lugar bueno para edificar.
En el Neufert se habla de la geología aplicada a la constricción! No debería ser algo nuevo para los arquitectos.

Las ponencias de los otros ponentes de la mesa: Ángel Matínez, Manuel Portóles y Oriol Badell han sido del mismo calibre. Puedes ver los demás resumenes mirando en este enlace. El interés despertado por las temáticas propuestas se pudo comprobar en la sessión de debate moderada por Valentina Maini sobre las aportaciones de los asistentes.

La próxima cita es este viernes y la temática de la mesa que se emitirá será la BIOLOGÍA DE LOS MATERIALES, con las aportaciones de los ponentes Andreu Muñoz, Cesar Reyes, Beatriz Rivela y Emili Hormías, que han participado de forma voluntaria al Congreso. Apúntate, y trae un amig@… hay merienda para tod@s!

[Esta entrada es una contribución de Veronica Carniello, BaM. ]